Rata Paseandera Blues de Ramón Pereira: una literatura, riffs y aplausos

Había una vez en el bar a las dos de la mañana.

Estos relatos (archisuperhiperrecomendables) sobre la escena blusera marcan en conjunto una aparente “perversión” de la historia. ¡No se asuste! Lo que quiero decir es que los relatos son en un punto reescritura: parecen, por momentos, distintas versiones de la misma historia. Una mejor que la otra. Y a su vez, esa repetición es irrumpida por una especificidad y particularidad que distingue a los relatos entre sí.

 

Música, cine, humor, lenguaje y bestias

La serie de reversiones de esta escena nocturna marcan el aquí y ahora de la música, acompañados por un caudal del imaginario del cine: western, King Kong (yo me atrevo a decir Kill Bill, y Las Tortugas Ninjas) muy sutil, muy bien trabajado. Es la impresión letra -la música (“el fraseo”)- lo que amalgama todo esto: “Confieso que no sé lo que me pasó: tal vez el miedo me había paralizado, o creo que me vino a la mente lo leído o lo visto en el cine sobre que a las bestias hay que conquistarlas con música” (Pereira, 2014:25)

El lenguaje es extraño, pero no ajeno, un dialecto propio del contexto narrativo: “Saqué mi chequera, garrapatieé lo necesario y lo entregué a los tipos” (28). Un lenguaje que no deja de estar acompañado por un humor intrínseco muchas veces logrado en el guiño de la repetición.

El otro elemento que amalgama estos relatos -tan distintos, tan parecidos- es el despliegue de un pequeño bestiario blues: ratas, gatos, garrapatas, cucarachas, elefantes, bestias, caimanes, gorilas, monos, pescados, llamas.

 

Micro-metaliteratura

Finalmente, otro rasgo que da cuenta de este bestiario blues es la autoconsciencia literaria que manejan los relatos. En primer lugar, es notable el juego entre música y palabra: la música brota de la historia, se materializa, el texto la pone en palabras. En tanto se es consciente de esa relación, se es consciente de lo metaliterario: la literatura hablando de literatura. En segundo lugar, el relato que da título al conjunto (aunque aparece esbozado en otros también) marca la relación arte – crítica. Por momentos es burlada, por momentos es necesaria para dar sentido (aunque este sea absurdo, lo construye). Se juega con el plagio, con los críticos (llegan a ser personajes), con el público. Hay un punto donde ya no se distingue entre escena, música, literatura y performance (lector, metete vos también en este “lío” que está buenísimo). Claramente la palabra es materia, y estas escenas juegan con ella.

 

¿Dónde? ¿Cómo? ¡¿Qué?!

Pereira, Ramón. Rata paseandera blues.

cover

La edición es de autor y el libro se consigue en formato e-book en http://limaestudio.mercadoshops.com.ar/. Así que, anímese al e-book, señor@!!!

Eliana Galanda

Advertisements

One thought on “Rata Paseandera Blues de Ramón Pereira: una literatura, riffs y aplausos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s